El diario de un pediatra

Hablemos acerca de medicina, la vida, como mejorar la salud de nuestros niños, etc. Comentarios y sugerencias son bienvenidos

01 junio 2011

Será bueno el uso del andador?


El siguiente es un artículo de www.webdelbebe.com iba a hacer un artículo nuevo pero como este ya dice todo lo que quería decirles hice un copypaste como en el colegio. Saludos y Bendiciones

El andador es un asiento que tiene en sus patas ruedas y viene protegido con una baranda para que no pueda salir de él; el niño estando sentado o semisentado puede con sus piernas impulsarse y desplazarse. Se usa desde hace mucho tiempo, es casi una costumbre que actualmente se está dejando de lado por recomendación de la mayoría de los pediatras. El andador no enseña a caminar al niño, aunque veamos que se desplace e inclusive mueva sus piernas como si estuviera caminando, no está aprendiendo a sostener su cuerpo ni ejercita su equilibrio, que son requisitos básicos para poder caminar.
PUNTOS EN CONTRA DEL ANDADOR
  • Puede retrasar la función motora: para caminar es recomendable pasar por etapas (sentarse, gatear, ponerse de pie, etc.), al usar el andador continuamente, el niño estaría salteando estas etapas y sólo estaría sentado o semisentado impulsándose con los pies.
  • El niño tiende a caminar hacia los costados en vez de caminar de frente.
  • No incentiva el balanceo de los brazos al caminar, lo cual es indispensable para la coordinación para caminar bien. Tampoco le da una noción clara de su espacio, y al estar sentado o semisentado no ejercita su equilibrio.
  • Puede generar accidentes, porque cuando se coloca al niño en el andador, los adultos creemos que no se caerá y se les deja sin supervisión. Es en esos momentos, que el niño cuenta con libertad que puede hacer cosas que no haría si estuviera bajo la supervisión de un adulto porque los niños no tienen noción del peligro, pudiendo fácilmente rodar por las escaleras, coger objetos peligrosos (medicamentos, insecticidas, objetos que se pueden romper, etc.), entrar a la cocina y quemarse, volcar objetos pesados, etc.
PUNTOS A FAVOR DEL ANDADORActualmente la mayoría está en contra del andador, pero también tiene sus puntos positivos siempre y cuando se le considere como parte de entretenimiento y no como una forma de enseñarle a caminar, costumbre o como una forma de descansar del niño:
  • Brinda libertad de movimiento al niño, lo cual lo pone contento, lo emociona, lo divierte y le permite explorar, investigar y moverse por “su” mundo, convirtiéndose en una gran experiencia.
  • Niños muy activos encuentran en el andador el juguete ideal para liberar su energía, el equivalente a la bicicleta en niños en edad escolar.
SI USTED OPTA POR UTILIZAR EL ANDADOR
Debe tener bien claro que el andador no es una “ayuda para los padres” sino que debe considerarse una distracción para el niño, su niño sólo se beneficiará de un andador siempre y cuando:
  • Nunca lo use por su propia comodidad “para que no me moleste”, “para poder hacer las cosas de la casa” porque en estos casos usted no lo estará supervisando y el niño puede sufrir un accidente.
  • Siempre que su hijo use el andador debe estar bajo la supervisión de un adulto, así como tener la casa ordenada con el fin de evitar posibles accidentes. Dependiendo de la madurez del niño tendrá que estar tras él o sólo será necesario darle indicaciones verbales.
  • No utilice en andador por mucho tiempo durante el día, el niño también necesita gatear, caminar agarrándose de los muebles o de su mano, que el andador sea una experiencia más del día a día del niño. El andador debe considerarse sólo como una forma más de divertirse.

Google

17 diciembre 2009

Dolores de crecimiento

Los dolores de crecimiento son realmente un fenómeno completamente común en niños. (Aunque yo no me acuerdo de sufrir de ellos cuándo yo era un niño)

Los dolores de crecimiento más a menudo ocurren en las piernas. Ellos a menudo son sentidos después de juego vigoroso o ejercicio (tal vez por eso yo no los tenía – yo no era un atleta cuando niño). Un niño puede experimentar dolores de crecimiento durante dos períodos del desarrollo: entre los tres y cinco años y entre los ocho y doce años. Algunos niños presentan dolores de crecimiento durante uno o el otro; unos sufren de dolores de crecimiento durante ambos períodos.

Su niño no tiene sólo poner a mal tiempo buena cara. Aquí están algunas cosas que usted puede hacer para ayudar a aliviar dolores los de crecimiento:

Intente un antiinflamatorio como paracetamol o ibuprofeno. Una dosis antes de la cama puede ayudar a que se duerma más fácilmente. Suavemente estire músculos de pierna doloridos antes y después del ejercicio vigoroso. Una extensión agradable, simple puede ser sentarse en el suelo con sus piernas en un V, estire hacia a un lado, entonces el centro, entonces el otro lado para estirar las espaldas y las piernas realmente bien. Use un calentador (guatero) en músculos de pierna doloridos. Esté seguro de poner una especie de separación entre la piel y la almohadilla, como una toalla o una manta. La utilización de una almohadilla calentador directamente en la piel desnuda puede causar quemaduras. Dele un baño caliente. Suavemente masajee los músculos de pierna doloridos.

Nunca de una aspirina de niño – esto tiene que ver con una condición seria, potencialmente mortal llamada a Síndrome de Reyé. Aténgase al paracetanol e ibuprofeno para el alivio de dolor de ser necesario

Google

25 setiembre 2008

Paracetamol y asma

Durante la última semana ha aparecido profusamente en la prensa mundial la "noticia" de que el paracetamol causa asma basado en un estudio publicado en la revista médica The Lancet, en el cual interrogaban, a padres de niños asmáticos y no asmáticos de 6-7 años de edad, entre otras cosas, acerca de los medicamentos recibidos por sus hijos el primer año de vida. Los resultados muestran que los padres de niños asmáticos reportan con mas frecuencia haberles dado paracetamol a los niños el primer año de vida, y lo que concluye el estudio es que existe una relación (lo destaco) entre el uso de paracetamol durante la lactancia y el asma. Lamentablemente los medios y la opinión pública han entendido que el paracetamol causa asma, lo que incluso en el mismo artículo y en el editorial de la misma revista dejan claro que con este estudio no se puede afirmar.
¿Que significa que haya una relación?, pues sólo eso, que es mas frecuente que los padres de niños asmáticos digan haberles dado paracetamol a sus hijos el primer año de vida. Que posibilidades nos da esto:
  1. Que el Paracetamol causa asma: El asma es parte de una familia de condiciones denominadas enfermedades atópicas. Las personas tienen posibilidad de reaccionar de manera exagera a estímulos comunes y según diversos factores conjugados (entre los que podría estar el paracetamol) podría expresar o no un asma. (en rigor no lo causa lo expresa).
  2. Que el asma cause que los niños tomen paracetamol: Si son niños enfermizos con más frecuencia van a tomar medicamentos que niños "sanos". Es de recordar que el paracetamol es el antiinflamatorio de uso más común en la niñez y en la mayoría de los países es de venta libre (se vende sin necesidad de receta médica), no es de extrañar que un niño que "vive" resfriado "viva" tomando paracetamol.
  3. Que lo mismo que causa el asma cause que los niños tomen paracetamol: es bien sabido que las enfermedades infecciosas respiratorias aumentan la posibilidad de desarrollar un asma a posterior y estas mismas enfermedades son la principal indicación de paracetamol.
  4. Que los padres recuerden más los remedios que le dan a los niños: Como se compara con niños que no son enfermos, el grado de conocimiento y la capacidad de recordar detalles de los medicamentos que les dieron a sus niños podrá ser menor y , por tanto, podría pasar que en realidad ambos grupos hubieran recibido paracetamol en cantidades comparables, sólo que el grupo de papás de niños asmáticos lo recuerda mejor. (este es un error típico de este tipo de estudios)
Para poder asegurar que el uso de paracetamol en la infancia aumenta el riesgo de asma se necesita otro tipo de estudios en el cual el uso o no de paracetamol sea vigilado y que esto sea elegido al azar. (que no dependa de los papás ni de los investigadores que este niño tome o no paracetamol). Ahora, existe un estudio muy antiguo que hizo esto, comparando paracetamol con ibuprofeno y si bien no alcanzaron un poder estadístico suficiente pareciera que los niños que tomaron ibuprofeno tuvieron menos asma. (es de recordar que el ibuprofeno también tiene otros efectos adversos)

El mensaje final es que con el paracetamol, como con cualquier otro medicamento hay que ser cautos, y si bien puede o no causar asma tiene otros efectos conocidos y algunos otros por conocer. Según los datos que disponemos actualmente es de los medicamentos más seguros para el tratamiento de la fiebre y el dolor y no existe ninguna recomendación de dejar de usarlo. Debería administrase sólo para el alivio de estos síntomas cuando lo amerite y sopesando el riesgo con el beneficio.

Etiquetas: , ,

Google

28 abril 2008

Acompañados es más fácil

Fuente: Virtudes y Valores
Autor: Íñigo Alfaro

1.2 hijos por mujer. Ésa es, aproximadamente, la tasa de natalidad en países como Italia o España. De seguir así las cosas, dentro de 25 años la mitad de los niños serán hijos únicos de padres que, a su vez, son hijos únicos. Es decir la mitad de los niños no tendrá ni hermanos, ni primos, ni tíos. Para aquellos que hemos tenido una infancia normal, el dato es espantoso. Una familia común estará compuesta por los padres, el niño y pare usted de contar. A no ser que decidan ampliarla con un par de perros o de gatos.


Eso sí, seguramente, el niño –y las mascotas– en cuestión lo tendrá todo: la videoconsola de última generación, ordenador, las zapatillas del futbolista de moda, la camiseta más reciente de su equipo preferido, el balón del mundial, un i-pod con más canciones de las que pueda escuchar en toda su vida y todo el largo etcétera de cosas que el capricho infantil pueda desear. Lo tendrá todo, pero lo tendrá solo.


Hay pocos motivos por los cuales una familia no pueda o no deba tener más que un hijo. Por desgracia estos motivos existen y son muy tristes Sin embargo el deseo de vivir con toda comodidad, o de dar todo lo que se nos ocurra a nuestra prole, no se encuentran en esta reducida lista. Ni siquiera cuando creamos que así los propios hijos serán más felices. Porque no será así.


La felicidad es algo muy difícil de concretar en una definición o idea. Pero lo que está claro, al menos para los que hemos sido y somos felices, es que la felicidad existe. Y si resulta difícil definir la felicidad, mucho más resultará ponerse de acuerdo sobre cómo alcanzarla. Aun así, resulta casi imposible pensar que, en la edad infantil, soledad y felicidad puedan vivir bajo el mismo techo.


El misterio de la felicidad
Las peleas por el sitio de adelante en el coche, las conjuras de los hermanos y primos pequeños para derrocar a los mayores, las conversaciones nocturnas cuando el sueño no llega, la ilusión de heredar la ropa legada de hermano en hermano, los tumultos de niños comiendo en la cocina, los domingos por la tarde en el parque o en el jardín, la algarabía de las reuniones familiares, el alboroto de los más pequeños que gritan y corretean por doquier… Si uno se detuviese a mirar a los niños en circunstancias parecidas se daría cuenta inmediatamente de que están contentos, aunque no sepan muy bien por qué. Los niños son así. Cuando arman jaleo se sienten felices y les importa poco si el bullicio es porque están jugando al escondite, persiguiendo algún animalillo o buscando un tesoro escondido. A veces incluso habrá roces y riñas pero, ¿qué son sino la escuela del perdón?


Será más difícil
Un niño que, cuando llegue a casa, no tenga con quién hablar, que sólo pueda jugar con la Play Station, difícilmente será hoy un niño feliz y un adulto normal mañana. O puede que sí, pero se lo habremos puesto más difícil.


Nuestros hijos serán más felices cuando tengan con quien usar su balón y manchar su camiseta, cuando puedan pelearse con alguien por el sitio en el sofá o por entrar primero en el baño o cuando se den cuenta de que en la mesa siempre hay comida para todos. Porque sólo con la convivencia cotidiana se aprende a compartir, a ceder, a respetar, a olvidarse del propio egoísmo y a amar. Porque, al final, el tamaño de nuestro corazón es proporcional al número de personas que hemos dejado entrar en él. Porque los corazones mezquinos no saben mirar más allá de su pequeñez.


Las fórmulas para llegar a ser feliz son muy complicadas. Tener hermanos o dejar de tenerlos tampoco es una garantía infalible. Pero para ser feliz, como para todo, hay caminos mejores y caminos peores. Se escoja el que se escoja, será mejor ir siempre con buena y abundante compañía.

Google

07 marzo 2008

No usar remedios para el resfrío y la tos en menores de dos años

Va a empezar el período de invierno y con ello aumentan los resfríos, bronquitis y una serie de infecciones respiratorias que preocupan a las madres y las llevan a administrar medicamentos para el control de los síntomas. Al respecto varias consideraciones:
  1. Ninguno de los remedios habituales cura la enfermedad de base. Si bien es cierto que reducen la sintomatología el proceso infeccioso la mayor parte de las veces sigue su evolución natural.
  2. La eficacia en reducir la sintomatología no esta comprobada.
  3. Son potencialmente riesgosos incluso llegando a amenazar la vida de los lactantes. Los antihistamínicos habitualmente usados son sedantes y los descongestionantes pueden tener poderosos efectos en el sistema circulatoria además de provocar efectos en el sistema nervioso.
Por todo se recomienda no dar ninguno de estos remedios en los menores de dos años y usarlos con extrema precaución en los niños entre 2 y 11 años.

Les dejo una publicación de la administración de medicamentos y alimentos de estados unidos. (FDA) http://www.fda.gov/bbs/topics/NEWS/2008/NEW01778_span.html

Google

17 julio 2007

Paracetamol y prevención de resfríos

Es una práctica relativamente común el dar paracetamol (acetaminofeno en USA) para prevención de resfríos, lo que he escuchado es que algunas mamás le dan una dosis de paracetamol antes o después del baño para que el lactante no se resfríe, esto es un error y hasta podría ser peligroso.
El paracetamol es un antiinflamatorio no esteroidal, cuyo acción es fundamentalmente en la mitigación del dolor y la fiebre, es decir si estoy enfermo va a disminuir estos síntomas, pero la enfermedad va a proseguir exactamente igual.
Por otra parte todas los resfríos se originan del contagio de viruses con nuestro organismo, los que se transmiten de persona a persona, y dada las características propias del invierno, estos contactos se estrechan y se pueden transmitir con mayor facilidad los viruses, esto lleva a la falsa concepción de que los fríos provocan los resfríos (de ahí el nombre y es algo que los médicos dijimos antes de saber que existían estos gérmenes), entonces el paracetamol que no tiene efectos antivirales no interiere en nada en el proceso de infección. No previene nada, ahora si estás resfriado usen paracetamol se van a sentir mejor. Un ejemplo que uso con las mamás es lo del paraguas, si está lloviendo yo uso un paraguas para no mojarme, pero si no llueve no voy a evitar ninguna precipitación por andar con el paraguas abierto. El paracetamol calma los síntomas pero no cura ni previene, no le pidan más de lo que puede dar.


Powered by ScribeFire.

Google

27 junio 2007

Cuando el hijo llega enfermo...

Tomado del boletín de equipo Gama

Fernando Pascual


fpa@arcol.org

El autor es colaborador de www.analisisdigital.com, www.conoze.com y http://es.catholic.net



Bentley Glass (1906-2005), un famoso genetista, escribió hace años que no debería nacer
ningún hijo con defectos.

En un artículo publicado en una revista científica en 1971, decía literalmente:
"En el futuro ningún padre de familia tendrá derecho de cargar a la
sociedad con un hijo deforme o mentalmente incapaz". Apoyaba esta idea con
la defensa del derecho a nacer con una sana constitución física y mental.

Han pasado más de 30 años de unas afirmaciones que eran, en su tiempo, una provocación, un reto, casi una amenaza. Hoy día, sin embargo, las palabras de Glass están convirtiéndose en una triste realidad: con o sin presiones, muchos padres deciden no acoger la vida del hijo que llega enfermo. Usan, para actuar así, la misma excusa propuesta por Glass: todo niño tendría derecho a nacer sano. Lo cual se ha convertido en negar el derecho a nacer para los hijos enfermos.
Muchas sociedades, hemos de reconocerlo en justicia, han hecho un trabajo enorme para permitir el acceso a los edificios y a la vida comunitaria de personas con lesiones o enfermedades de diverso tipo. Pero ese esfuerzo a favor de los minusválidos convive trágicamente con la eliminación de miles y miles de hijos antes de nacer, porque un test genético o una ecografía descubrió en ellos defectos de mayor o menor gravedad.

En un libro publicado el año 2002, Leon Kass, conocido experto de bioética en los Estados Unidos, exponía esta anécdota. Un médico, acompañado por sus alumnos, visitaba a los pacientes de un hospital anexo a un centro universitario. Se detuvo ante un niño de 10 años que estaba allí por haber nacido con espina bífida, pero que en lo demás era bastante normal. En voz alta, delante del niño, explicó a sus alumnos: “Si este niño hubiera sido concebido hoy día, habría sido abortado”.

Ver al hijo enfermo como una carga, pensar incluso que sería normal o que existiría
una “obligación” de eliminarlo, debería provocar una sana reacción
de alarma. No podemos permitir que se discrimine, que se margine, que se
elimine, a un ser humano por el hecho de tener defectos. Necesitamos
movilizarnos, a nivel personal, familiar, social, en el mundo de la cultura y
de la medicina, para que nunca una enfermedad o un cromosoma se conviertan en
un permiso, o peor aún, en un mandato, para eliminar al hijo.


Las afirmaciones de Bentley Glass viven hoy día entre quienes, a través de la
fecundación artificial, buscan “producir” hijos sanos. No nos
advierten de la doble injusticia que se esconde en esas “producciones”:
por un lado, recurrir a la fecundación artificial, con todos sus peligros y con
su tendencia a considerar al hijo como objeto; por otro, escoger, después de un
análisis genético, sólo a los embriones (hijos) sanos, mientras los embriones
enfermos son eliminados o congelados de modo indefinido.


El progreso de la medicina diagnóstica y de la genética debe ir acompañado por un
progreso en la justicia y en el amor hacia todos y cada uno de los seres
humanos. Conocer la situación sana o enferma de un hijo tiene sentido
humanizante sólo si buscamos cómo curarlo y cómo atenderlo de la mejor manera
posible.


Un test nunca debe convertirse en un permiso para matar. Más bien, el test tendrá
que ser siempre un medio para ayudar y proteger la vida de cada ser humano. Lo
cual será posible sólo si el test está acompañado por una conciencia recta y
por un corazón bueno, capaz de reconocer que, siempre, sin condiciones, cada
vida humana es algo maravilloso, merecedor de nuestro amor y de la mejor
asistencia médica.



Etiquetas: , , ,

Google